The Family International’s rebuttal to La Jornada newspaper article

A major Mexican newspaper called La Jornada recently published a very libelous article about the Family International. Since members of the Family International were not given a chance to tell their side of the story, I’m including the official rebuttal to that article below (written in Spanish).

Réplica a La Jornada, de La Familia Internacional

18 de febrero de 2011

Como representante de La Familia Internacional, le escribo para expresar el profundo desagrado que nos ha causado el calumnioso artículo que publicó La Jornada el día 13 de febrero, titulado “Con líderes sentenciados por pederastia, la secta Los Niños de Dios se refugia en NL”. Es evidente que el autor de este artículo no hizo el menor esfuerzo por comprobar la veracidad de sus fuentes ni por recabar información imparcial. Por el contrario, optó por inventarse o copiar un cuento escandaloso basado en rumores. Es lamentable que un diario de la estatura de La Jornada publique información sensacionalista sin siquiera confirmar las alegaciones ni ofrecer prueba alguna que las fundamente. El rigor profesional exige una presentación objetiva de cualquier tema, así como dar lugar a ambas partes para expresarse.

La Familia Internacional es un movimiento cristiano dedicado a difundir la Palabra y el amor de Dios. Procuramos ayudar, atender y consolar a quienes padecen necesidad, esforzándonos por imitar el modelo de Jesús. Él afirmó que Su obra consistía en «dar buenas nuevas a los pobres; […] sanar a los quebrantados de corazón; […] pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; […] poner en libertad a los oprimidos; […] predicar el año agradable del Señor» (Evangelio según San Lucas, capítulo 4, versículos 18 y 19).

Aunque es cierto que, como usted señaló, la Familia ha tenido que responder a acusaciones de maltrato y abuso sexual supuestamente cometidos a principios de los noventa, tribunales de tres continentes han declarado la falsedad de tales imputaciones. Es muy lamentable que su reportaje omita esa parte de la realidad. (Para quien esté interesado, las conclusiones de los tribunales que han investigado nuestra agrupación están documentadas en la publicación La causa de la libertad de culto: Síntesis de resoluciones judiciales sobre La Familia.)

Disposiciones de La Familia para la protección de los menores

En La Familia Internacional consideramos de vital importancia el bienestar y la protección de los menores y hemos adoptado la política de tolerancia cero con respecto al abuso de menores. Todos los afiliados deben respetar los principios enunciados en la Declaración de protección de la infancia de La Familia Internacional (http://tficharter.com/es/declaracion-proteccion-infancia/), y si alguno maltrata físicamente a un menor o comete abusos deshonestos con alguno, es expulsado de inmediato de nuestra organización. Asimismo, se recomienda a los miembros que observen el cumplimiento de las leyes y cooperen con el sistema judicial de su lugar de residencia.

La dirigencia de La Familia se toma muy en serio toda acusación de abuso y, en virtud de nuestros Estatutos (http://tficharter.com/es/estatutos/), está obligada a investigar prontamente la veracidad de tales denuncias (Estatutos de la Familia: Articulo 11.). Los Estatutos determinan que los padres de los menores tienen el deber de proporcionarles a estos un ambiente seguro en que vivir. Los responsables de toda decisión relativa al cuidado y bienestar de los hijos son los padres.

La normativa de protección de los menores se adoptó en 1986. Lamentamos sincera y profundamente que entre 1978 y 1986, antes de adoptarse dicha normativa, se dieran algunos casos de conducta sexualmente indebida con menores. El tema se abordó en 1986, cuando se declaró oficialmente prohibido todo trato sexual entre mayores y menores de edad, y en 1988 se decretó la expulsión para todo el que incurriera en dicha conducta. Esta norma ha seguido en vigor desde entonces –hace más de veinte años–, y se reitera en los Estatutos de La Familia, cuya primera edición apareció en 1995. Todas nuestras publicaciones anteriores fueron objeto de una minuciosa revisión para verificar que se ajustaban a esta postura, repudiando oficialmente y expurgando entre fines de los ochenta y principios de los noventa toda declaración objetable. De existir alguna nota o transcripción posterior a esas fechas que refleje una postura distinta, en ningún modo puede atribuirse a la dirigencia de La Familia Internacional; no representa nuestra normativa ni nuestra posición teológica.

Prueba del efecto positivo de la instauración de esta normativa son los seiscientos y pico menores de edad, hijos de integrantes de La Familia, que a principios de los noventa fueron examinados por orden judicial en varios países. Los resultados de dichos exámenes forenses certificaron que ninguno de los menores de La Familia había sido objeto de abusos ni maltratos de índole física, emocional, educativa o sexual. A consecuencia de ello, tribunales de tres continentes distintos declararon la inocencia de los miembros de La Familia.

Dictamen del juez Ward en el caso relativo a la tutela de un menor en Inglaterra

Contrariamente a lo expresado en el artículo aparecido en La Jornada, en 1995 –al cabo de estudiar durante tres años testimonios de integrantes y ex integrantes nuestros–, el juez Ward emitió una extensa resolución en la que, tras formular severas críticas a situaciones producidas anteriormente en La Familia, llegó a la conclusión de que esta había experimentado numerosos cambios positivos. En sus últimas observaciones señaló que tenía garantías de que la Familia constituye un entorno seguro para los niños. En consecuencia, el tribunal concedió a la madre –integrante de La Familia– la tutela y guarda de su hijito. Entre otras cosas, declaró:

La Familia es y será siempre un movimiento religioso minoritario. [...] Los niños llevan una vida diferente. Con todo, no es, en mi opinión, una forma de vida inaceptable. Dentro de los límites permitidos por la tolerancia que hace de la nuestra una sociedad libre, la vida en La Familia ya no conlleva esos riesgos. [...] Quiero decir ningún riesgo de abuso sexual, maltrato o cualquier forma de impedimento a su desarrollo físico, intelectual, emocional, social o conductual. (W 42 1992 In the High Court of Justice Family Division Principal Registry in the Matter of ST (a minor) ND in the matter of the Supreme Court Act 1991.)

El juez Ward destacó asimismo la importante labor realizada por María (Karen Zerby), la actual dirigente administrativa y espiritual de La Familia, para garantizar que se proteja a los menores de todo abuso:

En este momento tengo plena tranquilidad de que La Familia –a mi juicio a instancias de María–, está empeñada desde 1986 en erradicar los abusos sexuales y prevenir todo contacto indebido entre mayores y menores de edad, sea cual sea la edad de estos. No tengo ningún indicio de que actualmente se den más casos de abuso dentro de La Familia que fuera de ella.

Es evidente que, de principio a fin, el artículo está impregnado de una sañuda intención de satanizar a nuestra hermandad cristiana. A mi juicio, un periodismo tan sesgado fomenta la discriminación y satanización de movimientos religiosos minoritarios como La Familia, con lo que se pone en peligro la libertad religiosa y los derechos humanos fundamentales. Para poner las cosas en su lugar y en pro de la equidad, le solicito tenga a bien publicar la presente réplica.

www.lafamilia.org
relacionespublicas@lafamilia.org

Share and Enjoy:
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • StumbleUpon
  • Digg

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>